top of page

Ámbar: ¿Amuleto de la buena suerte?

Brillante, dorado, energético, luminoso son cualidades que definen a la perfección la piedra de ámbar, una de las más apreciadas y valoradas en el mundo de la gemoterapia. Tener un ámbar entre las manos es un verdadero deleite para los sentidos pero, además, una gema con una gran fuerza y espectacular energía positiva que desde tiempos remotos se ha empleado para favorecer el bienestar tanto físico como mental de las personas. Si quieres saber cuáles son todas las propiedades de la piedra de ámbar que puedes aprovechar, no te pierdas todo lo que te explicamos en el siguiente artículo:





A la piedra de ámbar se le atribuyen infinidad de propiedades que pueden beneficiarnos a nivel psíquico y emocional, al tratarse de una gema que especialmente serena el alma, favorece la paz interior y estabiliza las emociones. En definitiva, es un amuleto de gran valor y muy positivo.

Entre las principales propiedades psíquicas y emotivas de la piedra de ámbar, encontramos las siguientes:

  • Ayudar a superar estados depresivos, de estrés o de desesperación severa.

  • Encontrar la paz interior y la calma necesaria para resolver problemas que nos generan preocupación.

  • Mejorar la autoconfianza y desarrollar las capacidades indicadas para superar cualquier obstáculo que se nos interponga.

  • Ordenar la mente y librarla de pensamiento negativos.

  • Ayudar a tener un contacto suave y paulatino con la realidad.

  • Aportar fuerza para emprender nuevos retos o luchar contra la falta de iniciativa, la timidez y el temor al fracaso.


En la antigüedad, la piedra de ámbar era muy apreciada también por sus capacidades curativas y se le atribuían excelentes propiedades para tratar distintas afecciones y mejorar la salud. Era considerada como un poderoso sanador natural y limpiador de chakras, cargando el cuerpo de energía para hacer frente a la enfermedad.

Es una gema que, a nivel físico, se empleaba específicamente para:

  • Prevenir enfermedades reumáticas y articulares.

  • Tratar afecciones de las vías respiratorias y dolores de garganta.

  • Ayudar a fortalecer y mejorar el funcionamiento del estómago, el hígado, la vesícula biliar, el corazón y el páncreas.

  • Combatir tics nerviosos, dolores de cabeza, cefaleas y migrañas.

  • Tratar afecciones de la piel.

  • Proteger a los niños de problemas bucodentales y de afecciones digestivas o renales.


¡Haz la prueba y utiliza el ámbar en tu vida como un amuleto de protección!

76 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page